*

Aprende a controlar tu piel grasa

Tener una piel grasa no es algo que a las mujeres nos guste. De hecho, es algo que constantemente estamos intentando remediar, pero parece que lo único que podemos hacer es controlarla. 

Existen muchas razones por las cuales nuestra piel se ve así, a veces es mera genética, aunque en la mayoría de los casos es porque tenemos malos hábitos de limpieza.

Durante el proceso de cambiar y monitorear nuestra piel, debemos estar muy atentas de si los productos que usamos están haciendo alguna diferencia, para bien o para mal.

Lo principal y antes que cualquier cosa, es tener limpia la cara. Una cara grasosa es el espacio ideal para las bacterias y el polvo, por lo que es fundamental que la lavemos todas las mañanas y todas las noches.

Si es necesario hasta podemos usar hojas absorbentes durante el día para quitar el excedente de grasa.

Hay que limpiar
En vez de usar agua de la llave para lavar la cara, podemos usar una fuente más limpia, como agua filtrada o potable con un poco de bicarbonato o jugo de limón (aunque esta opción tendría que ser en la noche para no mancharla con el sol).

No hay que limpiar la cara más de dos veces al día, pues tanta limpieza también hace daño e incrementa la producción de sebo para recuperar lo perdido.

Hay que exfoliar
Exfoliar regularmente (una o dos veces a la semana y no más), ayuda a quitar la piel muerta y los aceites en exceso de nuestra cara. Si no queremos comprar un producto podemos hacerlo en nuestra casa con avena, azúcar y limón.

En una batidora hay que poner un puñado de avena y tres cucharadas de azúcar. Una vez que estén triturados hay que agregar medio limón a la mezcla, que funciona como astringente y purificará la piel. Es importante que usemos esta exfoliación en la noche, para que nuestra piel no se manche al día siguiente.

Hay que usar un astringente
Si después de limpiar y exfoliar la cara todavía sentimos que no quedó como queríamos, podemos usar alguna loción que sea astringente. Eso sí, hay que cuidar que el alcohol que tiene no sea demasiado fuerte para nuestra cara, que no arda cuando lo pongamos, pues ese daño es peor para la piel.

También podemos usar vinagre de manzana como astringente, dejarlo unos 10-15 minutos y después limpiar muy bien con agua.

Hay que hidratar
Este paso hay que hacerlo con mucho cuidado, pues muchas cremas, si no son para piel grasosa, puede hacer que sobre actúe y haga más sebo.

Mucha gente cree que no hay que ponerse crema en la cara cuando se tiene la piel grasa, pues los mismo aceites se encargan de eso. Esto es falso. De hecho, cuando no hidratamos nuestra piel, ésta intenta compensar, creando aún más aceite.

Cuando escojamos la crema sólo hay que asegurarnos que sea una muy ligera para que no tape nuestros poros, si tu problema es la piel grasa prefiere cremas hidratantes, no humectantes.

shopping

Sed ut perspiciatis unde omnis iste

Sed ut perspiciatis unde omnis iste

Sed ut perspiciatis unde omnis iste